Entrevista a Isabel Cortada Marín, Presidenta del Colegio Oficial de Educadoras y Educadores Sociales de las Islas Baleares

Hola, soy Isabel Cortada, soy educadora social en los servicios sociales comunitarios desde 1990. Me habilité como educadora social en el Colexio de Educadoras e Educadores Sociais de Galicia (CEESG) en el 2001 y desde ese mismo año empecé a colaborar en la APESIB (Asociación Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de las Illes Balears). Desde 2012, soy profesora asociada del grado de Educación Social de la Universitat de les Illes Balears (UIB).

He seguido en primerísima línea, el paso de asociación a colegio profesional, en el cual he desempeñado funciones de secretaria y desde 2009 de presidencia. El próximo 17 de febrero, en la Asamblea General Ordinaria, se hará relevo a una nueva junta y será mi despedida de la primera línea del CEESIB.

2.- ¿Podrías darnos algún dato básico del colegio que presides?

La Ley de Creación del CEESIB se aprobó por unanimidad en el Parlament de las Illes Balears el 26 de septiembre de 2002, fuimos el tercer colegio que se creó a nivel estatal, este hecho ha supuesto que estos años, se haya dado un impulso a la profesión en cuanto a evolución de la figura profesional en los diferentes ámbitos de trabajo más tradicionales (atención primaria, protección de menores, justicia juvenil, …) y la incorporación, todavía en proceso a otros nuevos (centros educativos, mayores, salud mental, …). La configuración del territorio de les Illes Balears, como sabéis está compuesta por 4 islas, lo que supone realidades diferentes, cuestión que ha implicado un reto constante para no perder de vista la evolución de las políticas sociales en cada una de ellas y por consiguiente la evolución de la profesión.

3.- ¿Cuál crees que es la labor más importante que realiza tu colegio?

Desde el principio el CEESIB ha tenido muy claro que tenemos dos líneas estratégicas principales, una de cara al desarrollo de la profesión y los profesionales, que engloba, condiciones laborales, ámbitos de trabajo, intrusismo profesional, relación con las universidades, … y otro de cara a velar por la igualdad de oportunidades de las personas más vulnerables de nuestra sociedad, por ello claramente abogamos por la defensa de unos servicios sociales dignos y de calidad que tanto se han visto afectados por los recortes de los últimos años.

4.- ¿Qué crees que ha aportado el Consejo a la profesión en estos diez años?

Ha aportado la creación de colegios profesionales en aquellas comunidades autonómicas donde aún no existían, ha permitido tener líneas de actuación comunes entre los diferentes colegios autonómicos siempre respetando su autonomía y la diversidad entre territorios, ha generado el sentimiento de pertenencia y cohesión entre colegios, ha permitido poder aprender los unos de los otros, compartir experiencias exitosas y sobre todo ver que aunque seamos diferentes, tenemos muchas cosas en común y generalmente las mismas dificultades, también que tenemos muchas potencialidades y puntos fuertes.

5.- ¿Cuáles consideras que son los retos principales de la profesión en este momento?

Igual que ya hemos conseguido muchos avances como profesión, todavía nos quedan bastantes cosas por hacer, entre ellas estabilizar y mejorar las contrataciones de educadores y educadoras sociales tanto en la Administración como en entidades sociales, acabar con el intrusismo profesional, unir esfuerzos con otros colegios profesionales y entidades del Tercer Sector para parar la entrada de multinacionales en la prestación de servicios sociales, mediar para que Baleares tenga un convenio colectivo que tenga en cuenta las condiciones de insularidad de las islas, generar espacios de reflexión, análisis e investigación sobre la profesión, estar más presentes como docentes en los grados de Educación Social de las universidades, …

6.- ¿Qué aporta la Educación Social a la ciudadanía en una sociedad como la nuestra?

Es mucho lo que puede hacer nuestra profesión por la ciudadanía, como agentes de cambio y de transformación social, tenemos la responsabilidad de defender el cumplimiento de los Derechos Humanos y la igualdad de oportunidades, a través de lo que mejor sabemos hacer, vincular, acompañar en procesos,