«La expulsión no es la solución» dicen los educadores sociales ante el acoso escolar.